Crónica Cantillana – Los Riberos 22/11/2014

ATRAS

Crónica Cantillana – Los Riberos 22/11/2014

Nos citábamos como siempre en esta mancha en el cortijo de la finca, para degustar unas exquisitas migas con huevo hasta el comienzo del sorteo, que como siempre se hacía por armadas, aunque en esta ocasión no se designaban puestos cómodos pues los dificultosos del río serían cubiertos con personal de la organización.

Comenzó el ritual del sorteo con la ilusión de todos los presentes, pues esta mancha siempre nos depara buenos resultados y además tiene el añadido de contar con gamos, que hacen más atractivo el lance. Una vez rezado el padrenuestro para que nos proteja la patrona de los monteros, se hizo entrega del diploma acreditativo de nuevo montero a un joven de corta edad que ya había conseguido abatir un trofeo en la última montería.

Una vez colocadas todas las armadas nos dirigimos a la suelta, pero ya de camino hacia ella se oían las primeras detonaciones, presagio de que nuestras expectativas fundamentadas en el seguimiento de la finca, eran reales, pues comenzamos a ver las pelotas de reses en los llanos dirigiéndose a las posturas.

Con la suelta se intensificó el tiroteo, contabilizando al final de la montería más de 600 disparos, teniendo momentos de oír tiros de todas las armadas colindantes, el trabajo de los perros era espectacular, pues no es fácil con tantas reses que los canes vayan una y otra vez con las mismas hasta llevarlas a los puestos, viendo mucha población de gamos y es que la gestión realizada en la finca, no abatiendo gamas nunca, hace que esta especie se consolide en la misma y que cada temporada, tengamos mayor número de ejemplares machos para alegría de los monteros.

Destacar algo más relevante en una montería de este tipo, donde de los 55 puestos colocados, sólo tres no tiraron y sólo siete no abatieron nada, es complicado, pero podríamos destacar el puesto de Juan Chaviano con 4 gamos, uno de ellos ya para medirlo despacio, o el de Manolo Garrido con tres venados uno de muy buen porte y una cierva, o el de Juan Carlos Pedrera con otros tres venados y una cierva, dos de ellos de bellas hechuras, o el de Mariano Donoso con tres gamos, un venado y una cierva, o el de Juan Berrocal con tres venados y así un largo etcétera.

En resumen, una de las monterías más entretenidas de esta temporada, donde todas las armadas tiraron, pues la caza al ser abundante se repartió por toda la finca, completándose el plantel en la junta de carnes con 52 venados, 21 gamos, 8 cochinos un navajero abatido por Juan Manzano, de buena boca y 50 ciervas, al estar restringido su abatimiento a dos como máximo y en algunas armadas, pues a pesar de que la densidad es importante no debemos olvidar que es una finca abierta y de ahí se abastecen de madres las fincas colindantes.

Después de un buen plato de alubias con chorizo y carne en salsa, comentábamos los numerosos lances delante del plantel de reses, que gracias al trabajo perfecto y al esfuerzo realizado como siempre por los postores, cargueros y personal de la finca, ya estaban allí a pesar de la dificultad del terreno en muchas de las armadas, hasta que nos reuníamos en torno a la barra para celebrar la suerte de algunos y la poca de unos pocos, pero como siempre en perfecta convivencia y como cada año en esta finca, terminamos cantando junto a los amigos cántabros canciones montañesas o lebaniegas, que no “pasiegas”, además de las de nuestra tierra Extremeña, con lo que dimos por concluida una jornada para el recuerdo, y que nos hace esperar con ansiedad, la llegada de la próxima montería en esta finca.

Agradecer a todos los participantes de la montería el éxito de la misma, en especial la labor de Celestino y Pedro los encargados de la finca, que con su buen hacer en el cuidado de las reses, nos hacen que cada vez que vamos de montería a esta mancha, la ilusión sea mayor que la vez anterior.

Categorías: ,