Crónica El Puerto de San Blas 22/11/2015

ATRAS

Crónica El Puerto de San Blas 22/11/2015

Después de una magnífica jornada de caza el día anterior en Cantillana el domingo 22 de noviembre, volvíamos a El Puerto de San Blas, y volvíamos a terminar el lance que vivió José Luis con un enorme cochino que subió por el Sopié de la Umbría esfumándose para no volver a aparecer ese día.

A nuestra llegada al Restaurante de la gasolinera Valcarce, los presentes conocedores de los grandes jabalíes que nos esperaban, se notaban también nerviosos e impacientes por dar comienzo a la montería, a pesar del intenso frio con el que nos recibió el día por la ola de frio siberiano que azotaba a España.

Tras las migas y el café que nos calentaron, Jesús nos reunía entorno a él para dar comienzo al sorteo de la montería, e impacientes como niños en navidad los monteros se aglutinaron para desear la diosa fortuna que les tocase un buen puesto, aunque como veremos la fortuna hay que buscársela, el sorteo daba comienzo y las primeras armadas marchaban para cerrar la finca a la espera de los compañeros.

La última armada del La Traviesa de los Pinos entraba en la mancha para dar comienzo a la montería a la primera voz de los rehaleros.

No hizo falta esperar mucho para que nada más soltar los jabalíes empezaran a moverse por toda la finca sin esperar a los perros, comenzando el festival de disparos que no desfallecería hasta el final de la montería.

Entre los fuertes frotes que recibían las manos para calentarse, los oídos se afinaban para prevenir la entrada del jabalí dando tiempo a las gélidas manos a encarar el rifle. A alguno no con las manos frías, pero con el bocadillo en la mano cogió, dejándose escapar una piara de 8 jabalíes con un inmenso jabalí entre ellos.

Más atento estuvo Nacho en el número 4 de El Puerto del Rosal 2º, donde rápidamente nada más llegar al puesto preparo su rifle, y esa previsión fue la que le valió para que siguiendo su marcha la armada tuvieran que mirar atrás para ver el lance que Nacho estaba viviendo, donde un gran jabalí cruzaba por su cortadero soltándole un certero disparo que lo llevo fulminado al suelo, y que tras mediciones oficiales a arrojado una puntuación de 107,20 puntos siendo Medalla de Plata.

Mención también para otro gran amigo, Carlos Estévez, que tras romper su mala racha ayer otra vez volvía a abatir un bonito venado poniendo el broche final a un gran fin de semana. La suerte seguía recorriendo los puestos y en el 5 de El Puerto del Rosal 1º nuestro amigo Juan Carlos Ferreira de Lima abatió dos jabalíes, haciendo lo propio en el 11 nuestro amigo José María López con otros dos jabalíes.

Y no es para menos la mención al bonito navajero que mato en el puesto número 1 el amigo Luis Murillo Zaldívar. A la par de este cierre de El Puerto del Rosal en el cierre de El Puerto nuestro buen amigo Carlos Rodríguez se encontraba abatiendo otros dos jabalíes, repartiendo la suerte por toda la mancha para el disfrute de todos los monteros.

Los rehaleros llegaban de vuelta a sus camiones y dando el último grito anunciaban a la par que encendían una lumbre para calentarse, que la montería llegaba a su fin, haciendo levantarse de su letargo a los monteros que con un par de saltos entraron en calor para emprender la marcha al cortijo y calentarse por dentro con la comida caliente que nos esperaba.

Poco tardaron en llegar los primeros jabalíes a la junta con bonitos navajeros que empezaron a llevarse las primeras fotos por los asistentes, al igual que el bonito venado abatido por Carlos, solo robándole el protagonismo a la llegada del esperado y mencionado medalla que Nacho había abatido, que como estrella de futbol se llevó todos los flashes, y es que el gran jabalí se lo merecía por lo espectacular y bonito que era contemplar esa belleza ruda. Tocaba la foto de familia y había que abrir bien las lentes de las cámaras para recoger los 17 jabalíes y 6 venados que se abatieron en este increíble día de montería.

Solo nos queda para poner punto y final a este fin de semana, agradecer una vez más a los monteros por su comportamiento ejemplar, y a todos los trabajadores por su impecable labor, con dedicación especial a Paco Berrocal y a sus hijos Juan y Francisco, que cada temporada cuidan con mimo la finca para que todo salgo lo mejor posible, gracias y hasta la próxima montería. Nos vemos en diciembre.

Categorías: ,