Crónica El Puntal de Abajo 11/10/2014

ATRAS

Crónica El Puntal de Abajo 11/10/2014

Comenzábamos la temporada con esta finca adehesada que durante todo el verano había tenido cantidad y calidad de reses, con la incertidumbre de que las pasadas noches de aire y agua hubieran hecho que las reses se hubieran refugiado en las fincas colindantes, pues ésta no tiene mancha fuerte que pudiera sujetarlas, a la vez que ilusionados pues seguían entrando a los comederos y a pesar de ser esquivas en su avistamiento se comían todo, esto era muy buena señal ya que la hierba y bellota en la finca era abundante, cosa poco normal por otro lado en esta época del año en nuestra tierra, pero un otoño excepcional favorece la práctica de la caza.

Nos dimos cita como siempre en el restaurante “La Montería” de Aliseda, el reencuentro con los amigos después de una larga temporada siempre es agradable y degustando unas magníficas migas con huevo más todavía, sobre las 9,00 horas comenzamos el sorteo y empezaron a salir las armadas, con la mirada puesta en el cielo que se presentaba nublado y amenazante.

Se monteaba casi en familia con 25 puestos de sorteo, sin haber aún entrado las traviesas el tiroteo era importante, ya que este tipo de fincas propician esos lances, las reses se salían por los cierres al ir montando las armadas y así y todo, una vez se soltaron las rehalas comenzaron a oírse las detonaciones casi sin parar, alguien dado a estos menesteres contabilizó 164 disparos para un total de 10 venados y 19 ciervas grandes, consigna de la orgánica para evitar confusiones con varetos.

Siempre el primer día de caza la puntería está poco fina, destacar el puesto de julio Fernández-Trejo con dos venados abatidos, uno que de haber tenido los dos cuernos hubiera sido bronce del tamaño descomunal del que le quedaba, y el de Emilio Villarquide, amigo gallego que “debutaba” con nosotros, como dato curioso el “cabreo” que tenía el amigo Joa Faria, con otro de nuestros habituales “Quico”, porque nada más llegar al puesto avistó una pelota con dos venados de muy buen porte, con varias ciervas y varetos que se dirigían hacia él y que en nada tendría a tiro, cuando Quico al que se le habían olvidado las balas en el coche, paso a recogerlas y espantó el pelotón que ya no volvería a ver Faria, como no pasó de anécdota se resolvió con una cerveza y un pincho de buen salchichón ibérico.

Como la lluvia nos había dado tregua durante la montería, a eso de las dos y media de la tarde una vez retirada las armadas comenzó a llover, pero gracias a las magníficas instalaciones de la finca, no supuso inconveniente alguno y no nos mojamos, salvo los postores y cargueros que a pesar de hacer rápido su trabajo sique sufrieron algunos de los chaparrones que cayeron.

Agradecimos los platos calientes del catering y como siempre después de las fotografías de rigor con los trofeos, continuamos comentando los lances y el buen inicio de temporada entre amigos tomando alguna copa el que no tenía que conducir y algún refresco los que sí teníamos que hacerlo.

En resumen buen resultado, fruto de un trabajo bien hecho por parte de todos y en especial de Adolfo Pedrera, la persona que el último mes y medio llevaba vigilando y cuidando la finca para que todo saliera perfecto.

Agradecer como siempre a los monteros que nos acompañaron que una temporada más hayan depositado su confianza en nosotros y al magnífico equipo de postores y personal auxiliar que hacen que todo discurra perfectamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies