Crónica de la Montería en La Matilla 2017

ATRAS

Crónica de la Montería en La Matilla 2017

Crónica de la Montería en La Matilla 2017

El 15 de octubre monteábamos por primera vez La Matilla finca de nuestro amigo Paco Santos y que sabíamos que cuida con mimo para que sea un paraíso para el jabalí, que se encuentra en abundancia y con buenos trofeos.

Nos citábamos hoy en la salida de Cáceres en Casa Luciano para partir desde ahí a la finca ubicada cerca de Plasenzuela. Nos citábamos a las 8 para dar salida rápida a las armadas y contrarrestar las horas de calor, y con puntualidad suiza se presentaron los monteros a la cinta.

El bullicio del bar con el clásico chascarreo de las tazas del café golpeteando sus cerámicas se cortaba de repente por la entradilla de palmadas a un ¡Señores comienza el sorteo! Que nos anunciaba el capitán de montería Jesús Carrero.

Ya salen las primeras armadas tras recaudar sus números en el sorteo, cierran la finca y los jabalíes acostumbrados achantan aún más el lomo, y es solo cuando se termina de cerrar por completo la finca cuando levantan la cabeza con su radar analizando la situación.

Salta la alarma de los jabalíes de La Matilla cuando escuchan el toque de caracola acompasado de una estruendosa jauría dispuesta a barrer la mancha. Es en ese momento cuando los jabalíes empiezan a moverse y comienza un festival de disparos que nos acompañara toda la mañana.

Es en ese momento cuando nuestro amigo Guillermo se bate en duelo con un navajero, que imponente hace temblar el seco suelo que retumba como tambor de procesión, en una cabalgada de titanes solo cortada por la puntería de Guillermo, que tirando de veteranía coloco en su visor la distancia justa para adelantar el tiro y soltar un tremendo zambombazo que dejo seco al macareno, haciéndose una pelota en una imagen que necesita poca descripción para los que la han vivido, es que el jabalí tiene ese lance tan bonito, enhorabuena Guillermo.

Suerte dispar tuvo nuestro amigo Enrique en La Matilla que acompañado de la cámara de José Luis, testigo de cómo le entraba bicheando un “oso” descrito por la cámara, cosa que puso aún más nervioso a un ya alterado Enrique por el trotar que estaba escuchando, tal es así que cuando salió a la vista entre las chaparras aquel tremendo ejemplar hubo un momento de incertidumbre que parecían horas, tíralo escuchaba por su flanco Enrique, soltando un estallido de su 300 que rozo el lomo del “oso” haciendo que se encogiera, pero solo para preparar un spring digno de Usain Bolt en una carrera que hasta el día de hoy no sabemos si habrá parado, pero no hemos vuelto a ver ese ejemplar que nos quedó con dos palmos de narices.

Por toda La Matilla se sucedían los lances con más o menos fortuna en su ejecución, se sucedían las historias y las anécdotas, y es que por todas las armadas saltaban los jabalíes en un gran día de montería, que alegro a todos nuestros amigos monteros.

Sonaban de nuevo las caracolas para dar por concluida la montería en La Matilla, relajando un ambiente cargado de pólvora producto de todo un tiroteo, transformándose en voces que llamaban a los puestos colindantes para ir contando las historias que con ansían querían salir del corazón de nuestros monteros para ser compartidas.

Con la llegada de los remolques a la junta se consolido lo que ya nuestro amigo Paco Santos predecía, nada más y nada menos que 28 jabalíes, con 7 bocas que se llevaron todos los flashes, unas fotos que se pudieron llevar algún buen guarro más como el de Enrique, pero que quedara para seguir acrecentando la leyenda montera de La Matilla.

Gracias a Paco Santos por la dedicación que demuestra a La Matilla para regalarnos una finca idílica para el jabalí y que disfrutemos de una gran montería. Gracias igualmente a trabajadores de la finca, a postores, rehaleros y muleros por vuestro trabajo profesional para que todo salga a pedir de boca.

Gracias y nos vemos de montería.

Categorías: ,