Crónica Montería en Caldereros 2018

ATRAS

Crónica Montería en Caldereros 2018

Crónica Montería en Caldereros 2018

Damos la bienvenida al nuevo año, y comenzamos el 2018 monteando un año más Caldereros, una gran finca de venados y jabalíes ubicada entre el Tajo Internacional y la Sierra de San Pedro, donde cada temporada nos llevamos grandes días de caza con multitud de lances y vivencias.

Nos citábamos hoy en Valencia de Alcántara para reunir a todos nuestros amigos, donde disfrutaran de un buen desayuno antes de dar comienzo al ritual del sorteo que repartirá a los cazadores por toda la finca a la espera de que la fortuna les acompañe en este día, y ese gran venado o jabalí coja su vera para disfrutar de ese lance en Caldereros.

Ya comienza el sorteo y las primeras armadas ya salen por sus respectivos caminos para cerrar Caldereros a la espera de que los compañeros terminen de colocarse y dar comienzo a la montería. Una montería que dará comienzo con el toque de caracola que nuestros rehaleros alzaran al viento para alertar a los monteros del inicio de cacería.

Suenan las primeras ladras solo interrumpidas por los atronadores disparos de los rifles que se iban sucediendo por toda la finca. Se escuchan voces, ¡ahí va, ahí va! ¿por dónde? Se oye el romper de jaras, se escucha un trotar, se siente el latir, y de repente salta un buen venado a nuestro cortadero, imponente, grandioso, formidable, y monumental el disparó que cerrojeo nuestro amigo para llevarlo al suelo y conseguir este buen trofeo, en un lance que recordara cada vez que vea el trofeo colgado en su pared y vea las fotos con sus amigos.

Así se va sucediendo la jornada con lances por doquier, se anuncia lance de jabalí por el ribero, va bajando rompiendo monte, parece una avalancha que va llevándose las jaras a su paso, con un jabalí a la cabeza, jabalí que saltara al cortadero para poner a prueba la puntería del cazador, pero nuestros monteros ya llevan muchas monterías esta temporada y están finos, pum, hocicazo, voltereta y jabalí al suelo, ahora queda ese sabor en la boca, ese sabor que solo los cazadores sabemos saborear, el de la adrenalina tras un lance, y ese frase que solo escuchamos nosotros en nuestra cabeza, ¡que tiro le he pegao! asentimos y cargamos el rifle de nuevo a la espera de otro lance.

Este era el ritual que nuestros monteros iban realizando por todas las armadas, y es que hoy estaban finos nuestros amigos, como atestiguan los 30 jabalíes y 10 venados abatidos, además de las 6 ciervas de gestión para mantener el equilibrio en la finca.

Una gran jornada la vivida en Caldereros una temporada más, todo gracias primeramente al gran trabajo realizado en la finca que es de reconocer y aplaudir, igualmente el buen trabajo de nuestras rehalas, postores y muleros, que un día más hacen alarde de su profesionalidad.

Gracias a todos y ¡nos vemos de montería!

Categorías: