Crónica Montería en La Montera – La Sierra y Casas de Gómez 2017

ATRAS

Crónica Montería en La Montera – La Sierra y Casas de Gómez 2017

Crónica Montería en La Montera – La Sierra y Casas de Gómez 2017

Hoy 22 de enero monteamos La Montera – La Sierra, la última de nuestras monterías para esta temporada, en una nueva finca que ya nos dio muchas alegrías esta temporada en su primera parte en los riberos.

Volvíamos a Casas de Millán para disfrutar una vez más de Monfragüe de La Montera y de su lindera Casas de Gómez, tras alimentar con migas a nuestros monteros y calentar sus estómagos con café, nos dispusimos a sortear e ir dando suelta a las primeras armadas para ir cerrando la finca y la huida de los animales.

Llegaba una de las últimas armadas cuando los teléfonos empezaron a rugir, era José Luis, que nos avisaba de la presencia de un venado espectacular en mitad de la finca, y que se había paseado sosegadamente por delante de su coche en todo su esplendor, la mañana auguraba un gran día y todo estaba ya listo para la suelta de las rehalas.

Última suelta de la temporada y nada más entrar en la mancha de La Montera, se produjo esas situaciones que los cazadores pocas veces viven en una temporada, los perros de repente se volvían locos, ladraban por todas partes, corrían hacia uno y otro lado sin lógica alguna, o eso creíamos nosotros.

Ladridos incesantes tras decenas de jabalíes que intentaban hacer perder a sus seguidores por la gran mancha de La Montera, dando vueltas por el monte y en algunas ocasiones apretados por los perros atravesaban cortaderos, encontrándose con los rifles de los monteros que ponían a prueba su puntería.

Macarenos, navajeros, guarras, motoristas, marranchones y verracos rompían monte por doquier, pero será uno de ellos el que se lleve la historia de hoy, el del gran macho que le entro a Enrique Parejo para desesperación de Santiago Sánchez Barquilla, que desde su puesto vio una de esas películas de caza en la que el final no es feliz. Monte cediendo ante la fuerza bruta de un animal que se acerca al puesto, es lo que escuchaba Enrique cuando se puso en alerta, ya viene, ya está aquí, se presentó uno de los jabalíes que se dice el de tu vida, cara a cara en 30 metros donde la bala voló expandiendo su honda por el cortadero para acabar impactando… no en el jabalí, impactante es la cara que se le quedo a Santiago cuando vio que su compañero Enrique fallaba y el verraco se marchaba tranquilamente a seguir su larga vida por las sierras de La Montera.

Mientras en otro punto de La Montera, un gran venado comenzaba a romper monte hacia las cumbres, donde le aguardaba nuestro amigo Darío impaciente por medirse con tan majestuoso animal, que se rindió ante la puntería que mostró Darío con su rifle, un lance de campeonato y digno de enmarcar, con todos los cánones que marca la ley montera, enhorabuena a Darío por su gran trofeo y el lance vivido.

En la dehesas de La Montera a los pies de la sierra se esperaba la presencia del gran venado que vimos al entrar en la finca las últimas armadas, pero por más que buscábamos no conseguíamos encontrar donde estaba el venado, como si la tierra se lo hubiese tragado, sin posibilidad de salir de la finca sin ser visto, pero esto es la magia de la caza, por la que tantas pasiones levanta, porque en la caza nunca se puede dar nada por hecho, todo es imprevisible.

La montería daba a su fin y los rehaleros salían del monte en dirección a sus remolques, y digo rehaleros porque los perros seguían en el monte de La Montera cazando solos, sin querer abandonar su labor desesperados por no conseguir sacar a los jabalíes hacia los puestos. Y es que con la gran cantidad de jabalíes presentes solo abatimos 12 ejemplares y 11 venados entre los 30 monteros presentes, una buena cifra pero que supo a poco conocedores de la gran cantidad de caza que había. Ya se sabe que el primer año se peca de novato en las fincas, pero para la próxima temporada ya tenemos la lección aprendida, y daremos una de las mejores monterías de la temporada.

Cerramos en La Montera una temporada impresionante llena de grandes trofeos, unos números sensacionales, y unos lances apasionantes. Sobre todo cerramos una temporada satisfactoria para nuestros monteros, que una vez más están complacidos con Monteros del Hito, tanto por los lances que han vivido como por el buen ambiente que se vive, alentado por nuestros monteros que se sienten a gusto entre los suyos.

Gracias a todos por confiar una temporada más en nosotros y gracias a todos los que hacéis posible que podamos disfrutar de nuestra pasión montera, desde dueños de finca a postores, rehaleros, muleros, guardas y todos los que aportáis vuestra labor.

Hasta la próxima temporada.

Categorías: ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies