Crónica Montería en Matapegas – La Solana 2017

ATRAS

Crónica Montería en Matapegas – La Solana 2017

Crónica Montería en Matapegas – La Solana 2017

15 de enero de 2017, día en el que volvíamos a Matapegas por segunda vez esta temporada, para cazar la solana en busca de los jabalíes que pueblan sus sierras en invierno.

Tras la petición de la finca para que bajáramos la densidad de jabalíes que soportan en invierno, volvíamos a Matapegas para cazar en la parte de la solana que no cazamos en la primera montería, pues en la primera nos centramos en las dehesas y la umbría de la sierra que da a estos llanos pues en las primeras fechas el calor es más que presente en nuestras tierras extremeñas.

Pero ahora llega el frio y los jabalíes buscan la gran solana que alberga Matapegas, y los 30 amigos que nos reuníamos en el día de hoy nos dispusimos a salir desde Aliseda a la finca, cubríamos nuestros puestos y dábamos la orden para que las rehalas se adentrasen en la sierra y soltasen a sus perros en busca de los grandes jabalíes.

Toque de caracola y todos en pie, esto va a empezar, no se tardó mucho para escuchar los primeros ladridos acompañados por estruendos disparos que retumbaban por toda la sierra llevandose la atención de los presentes. Gritos, ladridos, y disparos, así continuaba la mañana para deleite de los presentes, que no se movían de sus puestos antes los sonidos que se derivaban del monte, está ahí era la frase que pasaba por la mente de los monteros.

Y es que la caza del jabalí es una batalla contra un astuto animal que no da su brazo a torcer y que requiere de toda la paciencia, astucia y puntería del cazador. En nuestro segundo día de montería de este 2017 la puntería no está todavía para tirar cohetes, pero los 30 monteros cumplieron abatiendo 16 jabalíes que ocuparon el plantel.

Con mención especial para el gran navajero abatido por Ángel Cortés con su preciada escopeta ilustrada en mil batallas y que tantas alegrías le ha dado a lo largo de los años, un par de disparos hicieron falta para tumbar tan robusto animal y finalizar así sus andaduras nocturnas. Escopeta que puso a prueba en otras tres ocasiones más, abatiendo otros dos cochinos e hiriendo al tercero aunque no pudo cobrarse.

Toda montería tiene su historia y esta nos la relataba Rocío, que desde su puesto en Matapegas contemplo incrédula como un inmenso jabalí cruzaba a sus anchas por el puesto colindante, sin que el montero centrado en la lectura que tenía entre manos se percatase del lance que se estaba perdiendo. Rocío nos contaba como agitaba los brazos, saltaba, y mil cosas más para llamar la atención de su compañero montero, pero sólo logro desesperarse contemplando la escena, y es que todo montero sabe que el jabalí grande y viejo siempre sabe por dónde tiene que salir. Aunque a ella y su marido que le acompañaba en el puesto no les fue mal abatiendo dos cochinos.

Otro gran ejemplar, como el oro que cazamos en la primera montería, que seguirá sus andaduras hasta la próxima temporada, que se encuentre con otro montero que esperemos tenga mejor suerte. Gran día el que pasamos entre buenos amigos cazadores para cerrar el primer fin de semana de monterías del 2017.

Categorías:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies